Google+ Followers

martes, 7 de julio de 2015

Así fue como Mikel inicia su viaje en la barca de los sueños. 

Suena el despertador. Para Mikel es duro iniciar el día, percibe el colegio como un mar de tempestades. Su CI posiblemente supere al de los demás pero apenas se relaciona, le cuesta establecer interactuar con los demás y no encuentra significado a lo que allí hace, además los resultados, que tanto importan a sus padres, no son buenos. Pero hoy es un día especial, su tutora le adentra en una experiencia diferente donde le da la oportunidad de ser importante y único y de aprender de una manera singular. Formará parte de la creación y puesta en escena de una ópera. El aún no sabe lo que esto va a significar en su vida. 

Pronto tendrá un papel muy importante (como todos los demás niños) en la compañía “la barca de los sueños” (nombre que ellos mismos eligen y que, sin duda, tiene un significado importante para ellos). Eso sí, debe remar con los demás y para los demás, de otra manera no se consigue el objetivo, el sueño, que es representar la ópera. 

La tutora ofrece a cada niño tres posibles papeles a representar de los que deben elegir uno (según sus preferencias) Además debe dar los motivos por los que cree que es la persona adecuada para realizarlo. 

Mikel eligió ser músico. Cualquiera de los otros dos hubiese sido mejor (piensan sus profesores) pero ¡sus razones eran tan válidas!…. que los profesores apostaron por el contratiempo y la falta de ritmo en pos de facilitar la necesidad de expresión que este niño alegaba, le facilitaron ser él mismo a pesar de sus escasas aptitudes musicales. Es así como Mikel, inicia un trabajo importante de apertura hacia él mismo y hacia los demás. Desarrolló habilidades para relacionarse adecuadamente con los demás y encontró el significado a lo que hacía.

Así fue como poco a poco, ese mar de tempestades se va calmando ayudándole a flotar y disfrutar no sólo del viaje sino de la puesta en marcha de la obra que era lo que ellos consideraban su sueño. Pero él todavía no era consciente de que ese viaje no terminaba ahí, que en ese momento se iniciaba otro viaje que le acompañaría toda su vida, él ya tenía diversos remos con los que bandear el temporal sintiéndose cada vez más seguro. Tanto es así que una vez representada la obra, los profesores son invitados a participar en una rueda de prensa en el Teatro Real. Estos consideran que son los niños los que deben participar en la misma, ellos son los que mejor saben cómo han hecho las cosas, y lo van a transmitir perfectamente ya que para ellos todo ha tenido un significado y todo ha sido muy trabajado y muy sentido por lo que no hay miedo a las preguntas de los periodistas. Desde el teatro Real les comentan que eso no se ha hecho nunca pero aceptan. Se piden en la clase dos voluntarios para participar en la misma. El se ofrece como voluntario alegando que tiene muchas cosas que aportar y sabe cómo hacerlo. Fue elegido por todos sus compañeros y participó en una rueda de prensa de más de una hora transmitiendo desde el sentimiento y el significado lo trabajado durante el curso, ninguno de los profesores podría haberlo transmitido mejor. Hay una anécdota curiosa, la madre de Mikel, después de la rueda de prensa le pregunta qué tal ha ido, cómo se siente y él solamente le dice ¡me eligieron todos mis compañeros, me eligieron todos mis compañeros!!! Para él no fue tan importante la rueda de prensa ni el haber estado con Plácido Domingo, lo que le importaba era la confianza que los demás habían depositado en él, él se mira en los demás...